EN ESTOS TIEMPOS- -LA CLAVE : CONFIANZA Y DETERMINACIÓN…

L a actual vanguardia opositira, predominante mediáticamente, tiene algunas carencias sustantivas, muy evidentes, de preeminente, en quienes promueven la abstención como política aglutinadora del sentimiento de cambio mayoritario que brota por toda Venezuela, hasta de manera silvestre.

Esa mil veces comprobada y fracasada política abstencionista, expresa algunas cosas que del fraseo popular tomo…» Cochino pierde el pelo, pero NO pierde la maña » .

Estos (brillantes muchos de ellos) dirigentes, además de mostrar un desconocimiento deliberado de experiencias abstencionistas anteriores, tanto en Venezuela, como en el resto del mundo, muestran excesivo dogmatismo con su postura , muy poco sustentada en bases fácticas, creíbles.


Todavía NO hay un solo ejemplo en todo el globo terráqueo que pueda servirnos de faro para guiarnos con su luz y que sirva de modelo para orientarnos, copiando el «éxito validado» por quienes promueven la abstención como línea destinada a minar las bases de apoyo socio político y militar del actual régimen totalitario que preside Maduro.

La cuestionada condición de vanguardia , de la circunstancial dirección política del G4 y sus socios de ruta en ese tren suicida llamado abstención, es de suyo muy limitada, básica, reactiva, fácil de provocar y hacerlos caer en el terreno que más favorece al gobierno para sus fines de perpetuarse en el poder.

El gobierno de Maduro, es el de menor respaldo popular en la era chavista de estos 20 años, las últimas mediciones o sondeos de opinión, indican que más del 80 % de los venezolanos residentes en el país lo rechazan y desean un cambio de rumbo para alcanzar mejorar la dramática situación que padecemos en estos momentos.

La actual, es una vanguardia de frágil calidad y muy predecible en sus pensamientos y acciones. A esta dirigencia, la que más promueven, le faltan dos componentes importantísimos, a saber: primero, CONFIANZA , si, CONFIANZA en el pueblo.

Para ello se requiere colocar el oído, el corazón y la conciencia en medio del sufrimiento y del sentimiento de esa mayoría hambrienta, con apagones, oprimida, carentes de agua, gas, con salarios deprimidos, azotados por la delincuencia, esos que mueren de mengua en los hospitales públicos, ese ejército de rehenes sociales que el chavomadurismo ha logrado alistar a punta de vergonzosas dádivas y el ruinoso populismo.

Esa vanguardia o dirigencia, también debe tenerse CONFIANZA entre sí-, en su capacidad técnica y política para plantear una estrategia clara , una ruta sostenida y segura, sin atajos trocheros, CONFIANZA en sus formulaciones teóricas y de soluciones ante los graves problemas que padece la sociedad venezolana.

CONFIANZA-entre aliados que quieren un mejor destino para el país, con cohesión y coherencia en sus proposiciones y acciones, con claridad de objetivos y metas. NADA-de hipotecar la acción política a los egos, funcionamiento hormonal y emotividad de pretendidos mesías de nuevo cuño.

Tampoco puede, esta dirección política, hacer carantoñas a ningún centro de poder mundial que le reste autonomía de acción de manera soberana, pensando primero en los intereses de nuestra Nación y pueblo venezolano.

No podemos pretender salir de la órbita rusa, china, cubana, para caer en los brazos de otro tutelaje internacional, igual de lesivo al interés patrio.

Nuestra vacilante y resbaladiza dirección política CIRCUNSTANCIAL-, también carece de un segundo valor medular en política, cual es la DETERMINACIÓN-.

Este se deriva inmediatamente, luego de los análisis , debates a lo interno de la vanguardia y caracterización de nuestra realidad, el tipo de régimen que arruinó al país, la correlación de fuerzas, allí hay que ajustar bien el timón y enrumbar el barco donde vamos todos. Si acuerdan una línea insurreccional, deben hacer lo conducente para ello, sin escudos de cartón ( sobran manuales al respecto), si acuerdan una política golpista, pues que infiltren con mucha paciencia el estamento militar, desarrollen aparatos de inteligencia y contra inteligencia castrista, entrenen reservistas, hagan labor de agitación entre mandos medios y tropa, etc. , etc, pero con DETERMINACIÓN-.

Chávez dice que tuvo que emplear ,por lo menos le 12 años de preparación y captación de oficiales, para llevar a cabo su chapucero golpe de Estado. Todo un reto, para los impacientes que son los extremistas que guían la política del G 4. Si la cosa es sacarlos del poder a través de la lucha armada, pues deben aprender de las experiencias internacionales, pero de manera particular, el caso venezolano, las FAN jamás han sido derrotadas militarmente por ningún enemigo interno, desde que Juan Vicente Gómez profesionalizó al ejército Nacional. Entonces, compren armas, capten reservistas, construyan depósitos secretos, entrenen guerrilleros captados entre la juventud, rural y urbana, asalten puestos militares, etc.

Lo que decidan, previa cohesión y CONFIANZA de esa dirección circunstancial, debe hacerse con DETERMINACIÓN-, sin VACILACIÓN-.

Ahora bien, si deciden con DETERMINACIÓN-, desplazar del poder a la actual cúpula entreguista, corrupta y totalitaria chavomadurista, por la vía electoral, pacífica, democrática y constitucional, entonces, inspírese en las experiencias pasadas locales e internacionales.

Por los criollos, recuerden a Ramón Martínez, ex gobernador de Sucre, Orlando Fernández, ex Gobernador de Lara, a Gerar Cartay, ex Gobernador de Barinas al consecuente Andrés Velásquez, ex Gobernador de Bolívar, les quisieron birlar su triunfo, los delincuentes electorales del pasado y ellos NO se dejaron y convocaron al pueblo que los respaldó en las urnas, a que lo hicieran en la calle, NO– se deprimieron, NI rindieron, tuvieron que sudar y moverse duro para que respetaran sus respectivos triunfos.

De ejemplos internacionales,, Walesa en Polonia, Violeta Chamorro en Nicaragua, la Unidad Popular contra el dictador Pinochet en Chile, etc. Ah, el detalle importante, los tipos pese al ventajismo ( cosa nada original de estos tiempos) y las inequidades, participaron en las elecciones, NO– se quedaron enchinchorrados , NI convocaron a la abstención congelante.

Esa DETERMINACIÓN- y CONFIANZA– en el pueblo que rechazaba el órden de cosas, superadas con creces por este régimen de malandros, es lo que hay que emular y reivindicar doblemente.

Es decir, hacer del voto un instrumento de lucha por el cambio, el voto como expresión de la civilidad republicana, para expresar nuestra opinión política en paz , hasta lograr un apoteósico triunfo contra la barbarie CÍVICO MILITAR– que controla territorialmente al país, pero NO– nuestra conciencia de cambio para dar al traste con este desastre y poder lograr la Venezuela de prosperidad, progreso y superación del atraso, entronizado por los fracasados del mal llamado socialismo del S. XXI, esa comparsa cívico militar, envilecida por el poder.

Vamos a levantar la nueva esperanza… con CONFIANZA Y DETERMINACIÓN.

-Prof. Carlos Teixeira-
-Vargas por siempre.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *