Yajaira Rivas: Se hace imposible vivir con dignidad en Venezuela

Declaraciones de Yajaira Del Carmen Rivas Brito Abogada y especialista en Derecho Tributario

Notivargas .23 junio 2020- Es imposible vivir con dignidad en Venezuela: Una persona honesta que pretenda vivir de los ingresos que genera en el ejercicio de su profesión, no puede ni siquiera cubrir sus gastos de alimentación, mucho menos si tiene hijos u otros dependientes, igual sucede con las personas que trabajan bajo relación de dependencia, toda vez que el salario fue destruido por este sistema de gobierno, especialmente en el año 2018 cuando desconocieron los beneficios establecidos en los contratos colectivos y las tablas salariales, todo esto aunado a una inflación sin precedentes en nuestro País y creo que en ninguna parte del Mundo.

A finales de la década de los 90, los profesionales contemporáneos conmigo pensábamos que cuando tuviéramos cerca de los 60 años estaríamos jubilándonos y viviendo una época bonita, con seguridad económica, social y jurídica que nos permitiera la paz lograda a través del trabajo realizados en nuestra edad más productiva en la cual hubiéramos capitalizado nuestros ahorros y logrado realizar algunas inversiones, todo esto era posible en la economía venezolana en esos tiempos; sin embargo, nada más lejos de la realidad, ya que poco a poco nos fueron empobreciendo con la destrucción de la economía Nacional y muy especialmente durante los últimos 10 años, en consecuencia, los que pensábamos que nos estábamos garantizando una vejez digna con el producto de nuestro trabajo, en la mayoría de los casos hoy estamos viviendo de la ayuda económica que recibimos de nuestros hijos o familiares que se encuentran fuera del País, CREO QUE ESTO NO LO MERECE NADIE.

Adicionalmente, la inseguridad y la impunidad que imperan en Venezuela, fortalecen la confianza con que actúa la delincuencia, que cada día crece más y más, donde los dolientes de las víctimas asesinadas nos tenemos que conformar con enterrar a nuestros seres amados y quedarnos con el dolor de saber que nunca se hará justicia y que quien los asesinó sigue haciendo su vida como si nada y engrosando la lista de los trofeos obtenidos por haber asesinado a una persona más. Tanto dolor que en realidad no se supera nunca, como es el caso de mi hermana a quien de un tiro en la cabeza le troncharon su vida el 08 de junio del 2016 y no hubo manera de saber quien la asesinó, eso solo sucede en VENEZUELA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *