¿A dónde vamos a parar con la insensatez?

Por: Luz Marina Molina.- Más que alarmarnos por el repunte de los contagios del COVID -19 en Venezuela, nos alarma la insensatez y la inconsciencia de algunos y algunas, en cuanto al incumplimiento de las medidas preventivas y el «relajo grosero» de la cuarentena decretada por el Gobierno Nacional.


Y es que hay gente que sigue pensando que es mamadera de gallo, que es juego de carrito, y no le para a las medidas, incluso, de manera retadora, las quebranta, poniendo en riesgo, no solo su vida, sino la vida de quienes nos cuidamos y acatamos las disposiciones establecidas.


En el estado La Guaira, por ejemplo, vemos con pasmosa preocupación, como ha crecido la curva de contagiados, ante la mirada de las autoridades competentes, que no terminan de agarrar la sartén por el mango, y aplicar medidas severas contra estos delincuentes, que violan con desparpajo y atrevimiento el derecho a la vida y a la salud colectiva.


No podemos seguir dejándole a Maduro eso también, para después, echarle la culpa, entre otras cosas, de los decesos que ha arrojado este terrible virus, y los que seguramente ocurrirán.


Hay que aplicar el «Alicate», como decía Chávez, basta de blandengueria, esa gente infractora, no hace caso a las charlas ni sermones, ni mucho menos a las jornadas sociales de limpieza, ah pero seguro que si se les toca el bolsillo, o se procesa ante los tribunales, y se le aplica todo el peso de la ley, puede propiciar una reacción favorable, para que asuma la responsabilidad de cumplir y sumarse a la campaña de preservación de la vida del pueblo, por sobre todas las cosas.


Mano dura en La Guaira pues, estamos obligadas y obligados todos, a detener la propagación del Covid, pero si no emergen desde el Gobierno regional, de manera inmediata, medidas urgentes y correctivos contundentes, la insensatez ganará la partida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *