LO RENTISTICO SIEMPRE HA PREVALECIDO

Por Rodrigo de Castilla

Al país no lo llevo a la situación de crisis solamente las medidas económicas sino fundamentalmente, esencialmente la corrupción. Todos los mejores especialistas en la materia afirman que obviando la retórica y la demagogia de estos últimos veinte años el modelo económico es el mismo desde hace 84 años la ECONOMIA RENTISTA.

“En la región latinoamericana no existe ningún país que tenga características tan profundas de economía rentista, de paternalismo estatal y de clientelismo como las que históricamente han estado presentes en Venezuela”. “El rentismo petrolero, bajo la condición englobante del término, moldea prácticamente la vida económica, política, social, institucional, cultural del país.”(…)

“mentalidad rentista” de los ciudadanos, que estaría basada, como se verá más adelante, no solo en la popular creencia de que Venezuela es un país muy rico, sino además que esas riquezas nos pertenecen a todos y que deben ser distribuidas entre todos.”

El modelo rentista, ha tenido efectos culturales, sociales y psicológicos tales como:

• El Estado máximo proveedor, convirtiendo a los ciudadanos en pedigüeños y aumentando la pobreza.

• Conducta de supervivencia y pasividad conductual.

• Confusión sobre el origen de problemas cotidianos.

• Falsa seguridad de que se puede vivir del chorro petrolero sin mayor esfuerzo

• Foco en la externalidad: acción fundamentada fuera del sujeto.

Desestimulación del trabajo individual y social.

• No hay deber, sólo poder. Poder asimétrico donde solo cabe una figura autoritaria (predominantemente militar).

• Polarización político-social de la población: que enseña a odiar y desconocer al Otro tanto como a nosotros mismos.

“En el Nuevo Ideal Nacional del gobierno de Pérez Jiménez, la modernidad fue entendida como «una colección de grandes logros materiales» que, gracias a los elevados ingresos petroleros, permitió realizar grandes inversiones en infraestructura, industrias y servicios. Se privilegió la inversión pública por sobre la inversión privada, especialmente concentrada en grandes emprendimientos (en general asociados al enriquecimiento de altos funcionarios gubernamentales), como las industrias petroquímicas y siderúrgicas. La multiplicación por cuatro de los precios del petróleo en el inicio del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez establece las bases del discurso de la Gran Venezuela y el imaginario popular de la Venezuela saudita, tierra de abundancia sin límites, y se refuerza la centralidad del petroestado rentista. Este imaginario alcanza su máxima expresión en la nacionalización del petróleo. “

Continuara…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *