¡Parlamentarias 2020: Un dilema incierto!

Por Oswaldo Guzmán,

(Ex Sex Ejecutivo de la MUD en Vargas. 2010/14)

Hacen 2 años se sabía que vendrían estás elecciones parlamentarias en 2020. Tiempo suficiente para concretar o concertar, acuerdos y alianzas políticas pertinentes, cosa de asumir dicho evento electoral, aunque ellas no necesariamente fueran, bajo un mismo techo. Pero también lo había para pensar, en la invitación a la observación internacional de los más variados organismos y de los más variados Estados.

Pero resulta que hoy, la oposición sigue dividida más que ayer y peor, luego de 2015. No dando aún señales de retomar algún tipo de unidad política, ni mucho menos electoral plena, que pueda enunciar otra actitud o disposición de cambio, a las ya asumidas en los últimos años; tanto por una buena parte de ella, la cual esta signada por el «todo o nada», dejando a la vista, alianzas o acuerdos electorales parciales de grupos opositores, pero que también carecen de acuerdos políticos sobre sus posibles actuaciones a futuro, en una posible Asamblea Nacional donde quizás, nadie tenga la mayoría absoluta, lo cual dejaría un gran espacio para la negociación y acuerdos, por el bien del país.

Entonces, para que posponer las elecciones de diciembre si la primera señal es la falta de una verdadera unidad opositora con cambios visibles, hoy (hubo suficiente tiempo para lograrla), y el sesgo parcializado de todos y por todo (se nota descaradamente, incluyendo en la geopolítica) hacia una u otra tendencia -muy polarizante por cierto-, y sobre todo, cuando la pandemia no da visos de acabar pronto, sino a muy largo plazo, por lo que hemos visto hasta ahora.

Como conclusión, suspender las elecciones solo sería correr la arruga unos días más de lo que ya hemos padecido, porque una buena parte de la oposición tiene entre ceja y ceja, que Maduro no debe estar en el poder para participar y para ellos, eso es un «punto de honor» irreversible, una palurda manera de personalizar el conflicto y por supuesto, una enorme irresponsabilidad para con la gente; es decir, el mismo razonamiento del por qué, no se escogió en su tiempo el nuevo CNE y se produjeron las caídas de todos los diálogos que se transitaron.

Ahora, para lo único que queda tiempo en la oposición, es para una potenciación de la esperanza con la participación masiva en las elecciones del 6D, porque los votos sobran. Llegar a un acuerdo electoral que marque la pauta hacia el devenir de un futuro en Paz y de tolerancia, en la búsqueda de soluciones a los grandes problemas que afectan a la gente, y a la vez, reconstruir el tinglado institucional del país para dar un nuevo rumbo a la sociedad, donde retorne al camino del entendimiento, el equilibrio en las instituciones y la reconciliación de todos los venezolanos.

Retornar a una democracia amplia y plena de garantías para vivir, es una tarea y un esfuerzo de todos, siempre en paz, con mucha voluntad política para ello, sin retaliaciones inútiles pero con justicia para todo lo que se haya hecho con injusticia.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *