Eduardo Fernández │ Un discurso memorable

15 septiembre de 1952, Nuevo Circo de Caracas. Orador principal: Rafael  Caldera. Para variar, Venezuela sometida por una dictadura militar.

Dice Caldera: “El dilema electoral que se nos ha planteado es torturante. ¿Ustedes van o no van a las elecciones? Si van, legalizan la farsa; si no van, es porque están dispuestos a irse al camino de la violencia”.

“Ante el dilema escogemos la lucha. El camino tiene que ser el camino de la lucha.

“Sabemos que para esa lucha no tenemos sino un remedo de libertad, un margen estrecho que nosotros tenemos que usar para que no se olvide a los venezolanos el uso de la libertad.

Continúa diciendo Caldera: “Muy grave sería para nosotros que la historia dijera que la democracia se acabó en Venezuela porque nosotros no tuvimos pantalones para hacer frente a los problemas a la hora de decir la verdad”.

“Mientras hayan partidos legalizados, esos partidos tienen el deber de la lucha abierta. Tenemos el deber de hablarle al pueblo mientras haya así sea una rendija a través de la cual se acuse que los que están arriba no representan la voluntad nacional. Ese es nuestro deber y estamos dispuestos ante Dios y ante la Patria a cumplirlo con integridad”.

“¡Escogemos la lucha! No para legalizar situaciones de fuerza, sino para denunciar esas situación ante todos los venezolanos que nos quieran oír. Si vamos a la lucha no es para servir de cómplices, sino para hacer escuchar la voz de la Patria.”

“Vayamos a la lucha y pongamos al gobierno en un dilema: o le abre cauce a la expresión de la voluntad popular y rectifica –cosa que no esperamos, o nos persigue, nos encarcela, nos atropella y entonces, la conciencia nacional se levantará más enérgica, más unánime para repudiar al gobierno.”

“Vamos a las elecciones seguros de que cada voto será un testimonio de dignidad.”

“Vamos a las elecciones no para dejar la lucha, sino por miedo de dejar la lucha si nos decidiéramos por la abstención. Vamos a las elecciones para mantener este combate por el ideal. El que se abstiene está apoyando al gobierno actual. El que se niega a la lucha está negándole su aporte a una Venezuela hambrienta de que se le devuelva su decoro”.

“…negándonos a combatir para esperar la ocurrencia que un golpe de fortuna pueda traer una tiranía ominosa o llevarnos a circunstancias imprevisibles e indefensibles”.

Así habló Caldera en septiembre de 1952 en el Nuevo Circo de Caracas.

Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE
Twitter: @ifedecve
Instagram: @Ifedecvenezuela
Facebook: @ifedecVZLA

Leer más en:
http://www.ifedec.com
http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *