Francisco Olivares: La medicina cubana no se usó para curar el cáncer de Chávez

El grupo de médicos que trató el cáncer del exmandatario  Chávez estaba conformado por venezolanos, rusos y españoles, no por cubanos, como siempre se ha dicho 

La muerte del expresidente venezolano Hugo Chávez fue algo que, en su momento, dio mucho mucho de qué hablar, y algo que hoy, a casi siete años de su desaparición física, mantiene a más uno con dudas sobre el cómo vivió su agonía. La opacidad de parte de las autoridades oficiales generó consternación en la población venezolana, pero dentro de la cúpula chavista, quienes sí sabían realmente sobre su estado de salud, causó miedo.

El periodista y escritor venezolano Francisco Olivares, en su libro «Los últimos días de Hugo Chávez», une todos los cabos sueltos que terminan dando una versión más clara de lo que fue el fallecimiento y el viacrucis de Chávez desde que empezó a padecer de cáncer

Durante el programa CocuyoClaroyRaspao, conducido por la directora de Efecto Cocuyo. Luz Mely Reyes, y el director de TalCual, Xabier Coscojuela, el veterano del periodismo venezolano habla de la influencia que tuvieron las creencias de santería y espiritismo del exmandatario sobre su vida, pues no debe olvidarse que Cristina Marksman, excuñada, «predijo» que él fallecería antes cumplir 70 años.

Olivares, quien en su libro explica a fondo cuál fue la relación entre Chávez y los médicos tratantes, aseguró que Chávez, pese a su confianza en la medicina cubana, no fue tratado por médicos de la isla, sino por un grupo de doctores que estaba integrado por galenos venezolanos, y uno español que era amigo íntimo de Fidel Castro.

«Quienes lo custodiaban eran cubanos, pero en el equipo médico estuvo un doctor venezolano, un español dirigiendo la intervención y dos médicos rusos», detalló.

En ese sentido, recordó también que él, gracias a que había sido un expaciente del doctor Navarrete, uno de los que atendió a Chávez durante su primera visita al quirófano como paciente oncológico, era muy allegado a él, y le contó cuál era su diagnóstico real. Sin embargo, su ética periodista impedía que pudiese divulgar ese tipo de información, pues el doctor le había pedido estrictamente que no difundiera información alguna.

Enfermedad de Chávez y estragos en el chavismo

En el camino a la muerte, afloraron las debilidades y  temores de Chávez, contó Olivares. El hecho de que se terminara la revolución luego de su partida, o que el legado se destruyera eran ideas inconcebibles para él. Así que, «asumió el papel de vigilante de lo que ya se sabía, que ya no le quedaba mucho tiempo de vida», comentó.

Detrás de Chávez estaba todo su equipo, así que, como su estadía en el poder iba a ser más corta de lo que pensaba, decidió dejar en manos de alguien más todo lo que había construido durante sus años de vida. Sin embargo, ese pensamiento no le impidió lanzarse como candidato a las elecciones de 2012, año en el que ya el cáncer estaba en un estadio bastante avanzado.

«No es que él no hubiese querido ser candidato, pero hay testigos que ratifican que él dijo que él tenía que ir a las elecciones y que tenía que garantizar la continuidad de la revolución, porque era el único que podía mantener al chavismo unido, y garantizar el triunfo electoral en el año 2012», añadió.Según Olivares, dentro del círculo de poder que disputaba ser el sucesor del expresidente Hugo Chávez se encontraban Rafael Ramírez, Elías Jaua y Adán Chávez. De hecho, Diosdado Cabello, un año después de la muerte del político izquierdista, tuvo el deseo de lanzarse como candidato presidencial. «Hizo hasta campaña electoral, pero inteligentemente, seguirá esperando su momento», enfatizó.

Fuente Original Diario Tal Cual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *