G20: el mundo se prepara para más arremetidas del furioso Donald Trump tras su derrota en las elecciones

Por Nic Robertson

Riad, Arabia Saudita (CNN) — Tanto los aliados en el mundo como los enemigos del presidente Donald Trump se están preparando esta semana del G20 para nuevos escándalos en la política exterior lanzados por un presidente furioso que se niega a aceptar su derrota electoral.

Mientras Trump libra una pelea legal en EE.UU. por lo que dice falsamente es un fraude electoral, el presidente anunció una reducción precipitada de las tropas estadounidenses en Afganistán, cumpliendo imprudentemente una promesa de campaña.

El gobierno afgano teme que la medida ponga a su país en peligro de ser invadido por los talibanes, mientras que incluso algunos en el propio partido del presidente han cuestionado su intención. El congresista republicano Adam Kinzinger condenó la orden como «un intento de obstaculizar la próxima administración».

Kinzinger, un exaviador estadounidense que voló en misiones de combate en Afganistán, advirtió que los soldados que quedan en Afganistán pueden hacer poco más que protegerse. «Con 2.500 soldados, todo lo que te queda es suficiente para defender a las tropas restantes», le dijo el miércoles a New Day de CNN.

Mientras tanto, en Iraq, donde Trump también ordenó la retirada de tropas, las conversaciones entre el general estadounidense a cargo de las fuerzas de la coalición y el gobierno iraquí sobre cómo y cuándo hacerlo, se han visto frenadas por las preocupaciones iraquíes sobre las implicaciones de seguridad.

El G20, Arabia Saudita y Trump

La anticipación de lo que Trump podría hacer en un futuro próximo se estará construyendo este fin de semana cuando Arabia Saudita sea la sede de la cumbre del G20 de las principales potencias económicas del mundo en la ciudad futurista del Reino, Neom.

Trump se salvará de la humillación de ser exhibido en persona como un perdedor frente a otros líderes mundiales, y la cumbre se llevará a cabo virtualmente debido a la pandemia de covid-19. Ni siquiera está claro todavía si hablará por enlace de video, aunque el secretario de Estado, Mike Pompeo, estará allí.

Una cumbre virtual no es lo que les hubiera gustado al príncipe heredero Mohammed Bin Salman, generalmente conocido por sus iniciales MBS, y a su anciano padre, el rey Salman. A pesar de la mala reputación de MBS sobre su rápida consolidación en el poder poder y, según la CIA, la responsabilidad del asesinato del columnista del diario The Washington Post Jamal Khashoggi (una acusación negada constantemente por los saudíes), Arabia Saudita bajo su liderazgo de facto ha avanzado en muchos frentes.

MBS ha dejado de lado a la policía religiosa, allanando el camino para conciertos de música previamente ilegales, y ha relajado las leyes de tutela de las mujeres, dándoles el derecho a conducir. El G20 habría sido una gran oportunidad para que MBS mostrara estos cambios y retocara su imagen, tan empañada en todo el mundo.

Con Joe Biden de camino a la Casa Blanca, es posible que se produzcan aún más cambios. Según le dijo a CNN un alto diplomático saudí, algunas prisioneras, incluida la activista por los derechos de las mujeres educada en Canadá, Loujain Alhathloul, podrían ser liberadas.

Aumentan las preocupaciones en Oriente Medio por las posibles acciones de Trump

Pero en la región aumentan las preocupaciones de que Trump, quien se jactó ante el biógrafo Bob Woodward de que «salvó el trasero [de MBS]» tras el asesinato de Khashoggi, pueda estar a punto de entregarle otro favor a la familia real. Esta podría ser una medida para designar a los enemigos de los saudíes en Yemen, los hutíes, una organización terrorista, que aprovecha la influencia de Biden sobre Arabia Saudita y complica aún más sus tratos con Irán.

Los hutíes derrocaron al gobierno yemení electo democráticamente —inepto pero reconocido internacionalmente— en 2015 y desde entonces han estado encerrados en una guerra con los saudíes. Los pilotos de combate sauditas que persiguen objetivos hutíes han matado a civiles. En respuesta, los hutíes han disparado misiles de crucero de fabricación iraní contra la capital saudí densamente poblada Riad y otras ciudades. Hasta ahora, las baterías de misiles Patriot de fabricación estadounidense han neutralizado la mayoría de las amenazas.

En Yemen, los trabajadores humanitarios que ya temen la hambruna para gran parte de la población empobrecida, creen que la decisión de Estados Unidos de designar a los hutíes como terroristas pone en riesgo muchas más vidas debido a la escasez de alimentos, combustible y efectivo adicionales.
Sin embargo, los saudíes pueden sentirse decepcionados si el comunicado conjunto de la cumbre se reduce debido a las dificultades para reunirse durante la pandemia.

Cambio climático: otro punto en la agenda del G20, uno en el que Trump ha fallado
Abordar el covid-19 y su impacto económico, así como el cambio climático, se encuentran entre algunos de los objetivos declarados de la cumbre del G20, ambos fallos característicos del liderazgo de Trump. Estados Unidos lidera el mundo en tasas de infección y muertes por coronavirus, mientras que el presidente se ha negado en el pasado a firmar comunicados del G20 hasta que se diluyera o eliminara el lenguaje sobre el cambio climático.

Pero incluso si se niega a mostrar su rostro, incluso virtualmente en la cumbre, eso no garantiza que se evitará la controversia. Aún así estará Pompeo presente y en persona para impulsar los deseos a veces impopulares de su jefe.

La pregunta en la mente de los líderes del G20 este fin de semana será cuánto daño podría hacer Trump en la última gran salida internacional de su administración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *