21% de los migrantes venezolanos en 5 países sufre esclavitud

En Trinidad y Tobago, las mujeres obligadas a prostituirse deben pagar 2.000 dólares para «comprar su libertad». La explotación sexual bajo engaño es usual en varios países. En Bucarmanga, padres alquilan a sus propios hijos para que pidan limosna. Un buen grupo de migrantes ha trabajado sin cobrar ningún salario. Todo está documentado en el informe del Centro de Derechos Humanos de la UCAB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *