Don Rafael Martínez Salas un titán de la dignidad

Por Santos García Zapata

La neurociencia me apasiona; intrigado por que no recuerdo hechos de hace meses mientras nítidamente vienen a mi mente lo que me acaeció hace 60 y 50 años. Otro “misterio” cómo es posible que algunos libros determinaron/marcaron/esculpieron mi vida y fueron una lectura superficial, rápida. Musil con El Hombre sin cualidades se adueñó de mi personalidad convirtiéndola desde hace 60 años en irónica, disolvente, caustica y desesperanzada. ¿Lectura subconsciente? “El cerebro, al parecer, no distingue claramente entre leer sobre la experiencia de un personaje de ficción y vivir esa actividad en la vida real.”

En cada un acto público donde asistíamos me apartaba un lado a conversar con el Cronista de La Guaira Don Rafael Martínez Salas, nadie podría imaginar como ese señor con esas dotes señoriles, la majestad de su inmensa dignidad y valor cívico nos divertíamos “despellejando” a los presentes.

Es posible que alguno dude de eso pero afortunadamente entre sus excelentes crónicas hay una que evidencia con creces esa ironía musiliesca de ese gran hombre.

En una de ellas escribe sobre la Junta Glorias a Vargas en la época de Juan Vicente Gómez donde después del desfile el 10 de Marzo todos sus directivos fueron enviados a la cárcel por insinuar palabras durante el acto que personeros de la dictadura consideraron subversivas, y recuerda que la junta del momento en que escribía una vez terminado el desfile fueron a la Sociedad del Mutuo Auxilio a escucha la bella voz de Magali Bozo que era una de sus directivos. Nadie noto la elegante ironía, feroz, incisiva, quirúrgica de ese hombre tranquilo, de ese patriarca de la dignidad que era Rafael Martínez Salas. El Departamento Vargas era una región pueblerina, parroquiana, superficial y atrasada pese a su cercanía con Caracas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *