AL LUIS QUE CONOCÍ / Por Douglas Zabala

Recordando la partida del defensor del Zulia, aquel 28 de agosto de 1990.

De Luis, conservo en mi memoria, aquel momento cuando por primera vez fuimos William Barrientos, Euro González y mi persona, a conversar con él, en su oficina de diputado de la Asamblea Legislativa, para pedirle participación en calidad de aliados en su propósito de ser Diputado al Congreso Nacional. Terminamos militando en su Movimiento Al Socialismo.

Luis Hómez, nació en Maracaibo un 27 de septiembre de 1947 y desde muy joven inició su vocación humanista, demostrada cuando de estudiante de bachillerato, es electo presidente del Centro de Estudiantes del San Vicente de Paul y secretario de la Organización de Centros de Estudiantes Federados de Venezuela.

En una oportunidad lo acompañamos a un conversatorio con vecinos de Nueva Vía. Allí se esmeró en denunciar a los gobernantes de turno y su propósito de ser parlamentario. Terminada la faena política, y como eran casi las ocho de la noche, les dijo a los presentes: “Ya vengo”. Fue a su camioneta, trajo una guitarra y transformó aquella reunión, en una hermosa velada, donde Luis tocaba y los vecinos cantaban a sus antojos, boleros, tangos y gaitas protestonas.

Hómez parte hacia los EEUU el año 1966 e inicia los estudios de Ingeniería en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Posteriormente se cambia a Ciencias Políticas.  Allí ejercerá la presidencia del Consejo Estudiantil Internacional, desde donde lidera la primera huelga estudiantil.

Luis, fue valiente, no solo porque con su verbo supo convertir sus denuncias, en sentencias judiciales favorables a los más desposeídos, sino porque tuvo el coraje de ir junto a los vecinos del Gaitero y otras comunidades de su Maracaibo defendida, al frente de sus protestas por el derecho a la tierra y a una vivienda digna.

Luis Hómez regresa a Venezuela en 1973 y se incorpora al Movimiento al Socialismo (MAS). Organización política donde ejercerá su carrera pública, que lo convertirá en poco tiempo en su líder principal. Se incorpora a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de LUZ, donde siempre ejercerá la docencia.

Luis fue valiente, porque sin mostrar un gesto de temor, supo afrontar las mafias policiales y criminales, que habían convertido aquellos aljibes y tomas de agua abandonadas, en tenebrosos pozos de la muerte.  Fue Valiente porque un 1° de mayo lo vi junto a Rodrigo Cabeza, Arsenio Bermúdez y Rolando Rujano, en la avenida Padilla con EL Milagro, enfrentar a las temibles bandas armadas de las mafias sindicales del Zulia.

Luis Hómez fue concejal, diputado a la Asamblea Legislativa, diputado del Congreso de la República y candidato a la Gobernación de su querido estado Zulia. Su carrera política lo convirtió en un hombre batallador, en defensa de los humildes.

Con su grito de guerra “El Zulia tiene razón” supo conquistar el corazón de los zulianos. Anduvo en el Barrio El Golfito, al cual acompañó en sus luchas en Cabimas. Con los productores agropecuarios de la región Perijá y Zona sur del Lago, en más de una oportunidad brego por ellos y los vecinos del Pinar y la Chamarreta supieron de su constancia y firmeza al lado de justas luchas.

Sus últimos avatares los libró cuando fundó “La Fuerza del Zulia”. Movimiento de carácter social con el cual intentó ser gobernador del Zulia. En esos afanes andaba nuestro Luis Hómez, cuando nos dejó hace 31años, aquel 28 de agosto. 

Un buen día al Luis que conocí le dijo a su pueblo: “No tengo riqueza económica, pudiendo haberla tenido. Y no me atrae en absoluto la riqueza material. Mi riqueza es el cariño del pueblo y ese sí lo cuido, ese sí me preocupa».  Por eso y por su conducta ejemplar, siempre será recordado como el defensor del Zulia y el Primer Valiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *