Ante la ambivalencia de algunos sectores de la Oposición debemos ser realistas.

En lo personal soy proclive a participar en los procesos electorales.

De lo que aprendí en mi trajinar por Copei es que el voto es mi instrumento de cambio.

En estos momentos, estudiosos de la sociología política como Carlos Raúl Hernández, Jhon Magdaleno, Eduardo Fernández, Benigno Alarcón, Pedro Luis España, Ángel Oropeza y otros, ratifican que mientras la oposición siga dispersa, el madurismo se mantendrá.

Ellos plantean la importancia de participar, ya que en la medida que se le haga oposición seria y se asuma la política con visión y sentido real de lo que esta aconteciendo, se podrá construir el músculo que demuestre la fortaleza de la oposición, lo cual debe estar aderezado o sazonado con propuestas creíbles y viables.

Que el gobierno no va aceptar la derrota, que va a nombrar protectores, que las fuerzas armadas están con el gobierno; son argumentos pueriles, dado que en la medida que los factores democráticos motiven a la ciudadanía a participar en los procesos electorales, de esa forma se va logrando la amalgama opositora y cada voto contra el madurismo, debe representar el repudio de la ciudadanía hacia este régimen delincuencial.

Esto lo sabe la sala situacional que está instalada tanto en Miraflores como en Fuerte Tiuna y al darse el proceso electoral, los ponemos a prueba y deben demostrar su talante; o se apegan a la decisión del pueblo o demuestran su vocación dictatorial. Pero debemos concitar ese sentimiento represado en la ciudadanía hacia el voto y acabar el tabú o mantra creado por algunos genios de la oposición, que el gobierno no sale con votos. Entonces con que salen? Si no ponemos nuestro empeño en organizar la dispersa oposición y mantenemos cada grupo o parcela, de acuerdo a los intereses de quienes las dirigen, obviamente que maduro seguirá destruyendo a Venezuela.

Entonces que me conviene a mi, seguir jugando a ser líder reconocido por factores externos, extra sensoriales y extra terrestres, o lograr el objetivo de unir a la oposición para desplazar y sacar a estos delincuentes del poder.

Porque es con votos que los debemos sacar, pero mientras escuchemos que la comunidad internacional nos apoya, es posible que eso ocurra cuando le salgan pelos a la rana.

Por tal razón, es menester demostrar el poder real de la fuerza opositora tal como ocurrió el 2015, ya que el monstruo debemos desmembrarlo por pedazos y cada proceso electoral, con sus resultados nos demostrará la fuerza de la unidad, que nos permita llegar a donde queremos. De lo contrario iremos a llorar al valle.

Rubén Contreras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *