CADA UNO EN SU PAPEL

Por Willmary Comus

Vivimos en un mundo de apariencias, nada es lo que parece; al punto de que cada día nos preparamos para representar nuestro papel. En el autobús fingimos que estamos pagando lo que corresponde a la ruta, acordamos un precio con el chofer y automáticamente un contrato de fidelidad que incluye la complicidad en caso de que sea detenido. Todo un montaje que incluye la sospecha de que el funcionario que detiene al autobús también espera su parte.

En semana radical solo un grupo de establecimientos puede laborar dependiendo del sector que representa, los demás deberán permanecer cerrados. Pero, con las puertas medio abiertas, comercios restringidos hacen sus intercambios comerciales, fingiendo estar cerrados. Y así, cada día todos y cada uno en su papel; sin saber el libreto, se actúa según un guión representativo, fingiendo, como lo hacen los electores que prometen votos por dádivas o los candidatos que compran apoyo para negociar. Tengamos fe en que no esté lejos ese momento en el que emerjan ciudadanos honestos, despiertos y valientes que pongan fin a estas historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *