Ciertos señalamientos canallescos

Por Santos García Zapata

Rechazar la labor de la Fundación “Manos para Vargas “ o los dos comedores que sostiene Henrique Capriles Radonsky en la región es de canallas y a eso nos ha llevada el maniqueísmo inherente a la exagerada, asquerosa y nociva polarización de la política venezolana. Igualmente la forma psicótica, absurda como algunos hacen señalamientos al trabajo de los médicos cubanos en en el país. Hoy más que nunca son necesarios y están en la primera línea contra el Coronavirus. En todo rebaño hasta en el cielo hay ovejas negras, pero los médicos cubanos son decentes, anegados, solidarios y excelentes profesiones. En estos 16 días que estuve en la Sala de cuidados intensivos en un CDI (Puerto de La Guaira) observe una enfermera y médico cubano trabajando 18 horas seguidas sin parar. Hoy se ha perdido la nobleza que caracterizo a la política venezolana en el pasado en la década de los sesenta. Todo lo político partidista es sórdido. La hiperinflación nos convirtió a millones en hambrientos y egoístas lobos; se rompieron todos los parámetros éticos y morales.

Tanto en el caso de Manos para Vargas, los comedores populares y los médicos cubanos subyace un interés político, pero eso es obvio y no es censurable para nada. No existe ninguna palabra, gesto o hecho de un gobierno o de una oposición donde no exista un interés político; hasta ir a la Iglesia y adorar a José Gregorio Hernández.

Debemos alejar la hipocresía de la política igual la retórica y la demagogia aunque eso es muy difícil para no decir imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *