Declaración de Tarigua

La política debe ser una herramienta útil para resolver los conflictos y problemas del conjunto de la sociedad.

Desafortunadamente en los últimos tiempos, no hemos sido capaces de presentar una propuesta política que de respuesta asertiva a las necesidades y prioridades de la gente que posibilitara capitalizar su descontento generalizado, producto de las catastróficas políticas públicas de este nefasto gobierno autoritario.

El país se encuentra sumergido en una situación de incertidumbre como consecuencia de la dispersión, la pugnacidad y los reiterados desaciertos en la conducción de las fuerzas de la oposición. Tal situación hace necesario concertar propósitos, una política, una estrategia claramente consensuada, con expresiones tácticas que sean capaces de impulsar la recuperación de las fuerzas democráticas, aletargadas por la frustración, las luchas intestinas, los excesos de adjetivos y la falta de un norte común, para su realineamiento estrategico.


Eso requiere más ideas que candidatos, requiere sanar heridas y recomponer relaciones, fijando metas y caminos para alcanzarlas.

Urge comprender que el reto está más vinculado a una profunda rectificación política que a una simple coyuntura electoral. De lo que se trata es de definir una estrategia adecuada para enfrentar a un proyecto autoritario, empoderado frente a la debilidad exhibida por los actores políticos democráticos.

Los abajo firmantes, sin compromisos con candidatura alguna, ni objeciones a ninguna, proponemos a las fuerzas políticas guaireñas una ruta que no sea solo para la participación en eventos electorales, sino que sea sobre todo una ruta para la recuperación de la Alternativa Democrática, su capacidad de incidir sobre la realidad y su posibilidad cierta de desplazar del poder a quienes con su incapacidad, corrupción, indolencia y autoritarismo han destruido el país, su economía y la calidad de vida de los venezolanos. Que con franqueza pueda convertirse en una alternativa de poder tangible, con una dirección política democrática capaz de generar confianza, de recuperar la iniciativa y la credibilidad política en la gente; esto está más vinculado a la ruta de los demócratas, sin saltos en el vacío ni aventuras, ni comprometidos exclusivamente con un nombre, que encarne las esperanzas de venezolanos y guaireños, por muchas cualidades que éste pueda poseer.

Debemos decir con franqueza que una política puede sortear un reto electoral y seguir su ruta, acumulando fuerzas hasta vencer. Un liderazgo sin ruta, a pesar de sus cualidades, no puede sortear este reto sin resultar seriamente afectado.

El debate está abierto hasta recuperar la alternabilidad en el poder y la democracia. Es necesario retomar el camino de la reunificación de las fuerzas democráticas para la integración de TODOS los sectores sociales, económicos y políticos en una plataforma política amplia y con objetivos compartidos que se correspondan con las prioridades y expectativas de la gente.

Vamos a trabajar en equipo para el diseño de un Plan Integral de Desarrollo Sustentable de la entidad, basado en sus vocaciones socioeconómicas y naturales, con respeto al medioambiente, que reimpulse las actividades portuarias y aeroportuarias para una reanimación de la economía local que genere empleo e ingresos a ser invertidos en el mejoramiento de los servicios públicos, especialmente en educación y salud pública.

Necesitamos un mapa compromiso, para no volver a perder el camino. Ese mapa, solo podemos construirlo entre todos, recorrerlo entre todos y comprometernos todos.

Tenemos la palabra.

Fdo

Es auténtico
Wilmary *Comus*
Bruno Gallo
Francisco Gatell
Ronald Ugueto
Oswaldo Guzmán
Alfonso Caballero
Lauren Caballero
Víctor Rodríguez
Jesús Castellano
Carlos Texeira
Fernando Romero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *