¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?

Por Rodrigo de Castilla

Si bien el distanciamiento del Partido Comunista es una pequeña molestia para Nicolás Maduro a mediano plazo es algo que lo favorecerá enormemente. En cuanto a una oposición (G5) sin rumbo, errática, fragmentada que rechaza las medidas económicas del gobierno viniendo a menos de lo que sus principales líderes han pregonado durante 20 años hasta un el decrepito Rafael Poleo solicitando una intervención armada para desalojar al gobierno de Nicolás Maduro.

El sociólogo Tulio Hernández sintetiza acertadamente la actual situación:” Liberalismo en economía y autoritarismo en política, como en Nicaragua. Creo que vamos hacia allá. Con algo de respiro, que lo van a lograr con mucha eficiencia, el chavismo aliviará un poco la crisis económica; cierto empresariado tendrá una tregua para sobrevivir; varios grupos políticos irán a las elecciones de gobernadores y alcaldes, lo que fragmentará aún más a la oposición que seguirá sin estrategia unitaria; los presos políticos seguirán presos y los exiliados seguiremos en el exilio; mientras, el chavismo ganará unos cuantos años más de consolidación en el poder. Calculo entre cinco y siete años más.” (…)Claro que seguirán hablando de socialismo del siglo XXI.

Tienen para la militancia de base el Estado Comunal que es también para una izquierda borbónica un «BOCATO DI CARDINALE» donde se extasiaran miles de bobalicones izquierdosos en inocuas, disfuncionales comunas creyendo ilusamente que están construyendo el “Socialismo del Siglo XXI” .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *