El País del Nunca Jamás

Es bueno empezar a entender la similitud entre la isla del Nunca Jamás y la isla en que se ha convertido Vzla.

Un grupo de niños irresponsables, sin límites sin norte, sin capacidad para entender el mundo cognitivo del adulto, viviendo de aventuras sin reglas. Todo está sobre la mesa.

Un mar de acusaciones y culpables, un quítate tú para ponerme Yo. Salen a escena piratas, sirenas, brujas, hadas madrina, Mesías, niños perdidos, indios todo un condimento de sapiencia.

Pareciera que la ilusión de una distopía de un cuento de hadas encontró refugio en un país.

Los malos los buenos los feo y los desamparados todos al ritmo de como vaya viniendo vamos viendo.


La mente se esfuerza por imponer racionalidad pero la emoción lo embarga todo, se dispara primero después se pregunta, mucha de nuestra cultura bañada por el eurocentrismo se convierte en un pandemónium donde cualquier realidad supera la ficción, un país carcomido hasta los tuétanos por la desesperanza con un liderazgo ensimismado contraído y desafiante a los propios intereses de la población que hace malabares para sobrevivir, que se reinventa para poder comer, para tener combustible, para cocinar, es el vivo ejemplo de la edad media en el siglo XXI que nos prometió esa revolución dirigida al mar de la felicidad.

Es mejor decir no me ayudes compadre, la barbarie es solo una parte de la sombra de lo oculto que florece en cada esquina, nadie se salva el que no es colaboracionista es traidor o mínimo apátrida.

Versos vienen y versos van, el problema ahí está, pero tenemos salvadores internacionales claro con sus propios intereses no será gratis o por la conciencia de salvar un pueblo que ha contribuido a su propia destrucción.

Parece que el camino no es fácil pero tenemos la capacidad de encontrarlo, en unos meses los cambios serán una realidad habrá vencidos y vencedores todo menos un país rumbo a la modernidad.

Bueno espero con ansias la navidad y al niño Jesús algo nos traerá.

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia este es el cuento del nunca jamás.
JCM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *