La carencia de ética de algunos funcionarios públicos es macabra

Santos García Zapata

He estado releyendo «Historia de la Ética» de Victoria Camps, que abarca todo el pensamiento ético, desde los griegos hasta las corrientes más representativas del siglo XX. Es pertinente leer estos textos cuando todos nuestros valores morales, espirituales y culturales se hicieron pedazos en una larga hiperinflación y una pandemia, lo que ha hecho brotar en cientos miles de seres humanos lo peor y más dañino de nuestro ser.

Hay unos capítulos sobre la relación de la ética con otras ciencias sociales inevitablemente conectadas con la filosofía moral, como son la sociología, el derecho, la psicología o el psicoanálisis. Invito a los educadores, lideres religioso, dirigentes del estado y políticos a leerlo. Pueden bajar gratis el libro citado en esta dirección: Camps Victoria – Historia De La Etica – WordPress.com

NO ES SOLO EN LA POLITICA DONDE HAY QUE ELEVAR LA CALIDAD

Igual ocurre en la enseñanza y en los medios de comunicación. En ellos también es necesario fomentar los valores. Hasta las religiones tendrán que actualizarse en el mundo post-pandemia. El popular filósofo y psicoanalista Slavoj Žižek opina que «el coronavirus ha destapado la realidad insostenible de otro virus que infecta a la sociedad: el capitalismo. Mientras que muchas personas mueren, la gran preocupación de los estadistas y empresarios es el golpe a la economía, la recesión, y la falta de crecimiento del producto bruto interno.”

“LA DIGNIDAD ES LA RESPUESTA POPULAR AL CINISMO ABIERTO DE LOS QUE ESTÁN EN EL PODER”

Entre las 10.000 personas que padecieron el COVID-19 en esta región –entre los que me encuentro- sufrimos un shock moral y político. Algunos nos sentimos desamparados por el Estado cuando nuestros familiares y amigos salían afanosamente a buscar las medicinas necesarias para salvar nuestras vidas. A lado del egoísmo y de la miseria humana de quienes traficaban con las medicinas, de los privilegios que tenían algunos funcionarios públicos de La Guaira, también vimos escenas de solidaridad, de amor al prójimo.

Hay miedo, dolor, gente que está en peligro de muerte, pero algunos altos funcionarios públicos de La Guaira, impertérritos, siguen traficando con el agua, el gas y las bolsas CLAP, al lado o en connivencia con los bachaqueros.

Los dirigentes del PSUV y de la oposición callan, son pusilánimes; pero, desde hace un año el diario de César Alonso TERCERA OLA es leído por miles de guaireños, al igual que el nuevo diario EL DEMOCRÁTICO. Alrededor de esos espacios se está conformando un nuevo y mejor liderazgo. No soy de oposición, pero creo en el equilibro de los poderes, practico el pluralismo; sigo creyendo que podemos construir un mundo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *