LA CULTURA POLÍTICA Y DEMOCRÁTICA

Brayan Baptiste

La actual sociedad presenta signos de des-civilización, al intentar separar a la política de la vida cotidiana, con frecuencia de utilizan adagios infaustos para describir el repudio a la política, cómo por ejemplo es común escuchar en diversas conversaciones «Si no trabajo, no como», esto obvia el hecho de que el trabajo es derivado del ejercicio de un gobierno y que vivimos en sociedad, por ende somos seres políticos por naturaleza.

El imaginario colectivo apela a la idea del gendarme necesario, un hombre nuevo y fuerte que nos salve de todos los males actuales, se intuye que dicho deseo surge debido a la destrucción del tejido social, la explotación del hombre, la carencia de empleos y la grosera desigualdad social, siendo estas características generadoras de apatía y depresión, presa fácil para la opresión y el control.

Robert Neumann decía que la «dictadura ocurre generalmente en países dónde las masas carecen de conciencia política, en los cuales la política es negocio de pequeños círculos quienes compiten por los favores y esperan ganar prestigio y riqueza por la asociación con el dictador.».

Por tanto es deber de los partidos políticos promover la cultura política y democrática, aún entendiendo que el sistema democrático no es perfecto, es el medio más seguro para alcanzar el desarrollo económico y el respeto a la libertad y al hombre.

En la medida en la cual los ciudadanos puedan formar parte del debate público y entender que la democracia está indisolublemente ligada al desarrollo económico, y por ende busca que las decisiones políticas garanticen bienestar, seguridad y dignas condiciones de vida, se podrá comprender la efectividad y eficacia del sistema democrático en satisfacer las demandas sociales.

One Comment

Responder a tobias muñoz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *