Las sanciones la sufre el pueblo

Las precarias situaciones que hoy sufrimos los Venezolanos son el resultado de una profunda desidia e incompetencia en el manejo de los servicios públicos, agravados por lo absurdo de unas sanciones internacionales que golpean de manera implacable y directa al pueblo, situación que en nada contribuye al desarrollo de nuestra sociedad y mucho menos a modernizar al país.

Se hace urgente y necesario reconstruir nuestro tejido social para levantar la voz del descontento y lograr recomponer nuestra existencia, hoy golpeada ante la carencia de servicios públicos y la desmejora en nuestra calidad de vida que es producto de esquemas radicales que en nada contribuyen a nuestro desarrollo.

Tenemos que generar confianza en el país, recuperar nuestra autoestima, construir los valores de esa anhelada modernidad, para ello debemos vernos como la solución y no como el problema, atender y desarrollar el talento humano será la única vía para el desarrollo y la modernidad que nos lleve al éxito, lo contrario es seguir en más de lo mismo.

Para ello es necesario estrechar nuestras relaciones entre partido político pueblo, es importante la participación democrática y ciudadana hacia un dialogo de soluciones concretas, promoviendo la colaboración y acciones solidarias que estrechen ese vínculo social donde la política permita dar respuesta oportuna a los conflictos y problemas cotidianos de la comunidad.


No todo es malo hay que comprender el momento que vivimos, hay que generar confianza en nuestro electorado, para ello se requiere respeto y dar el ejemplo con nuestras acciones, con un discurso de altura, así cualquier situación se convierte en una oportunidad que debemos aprovechar para construir esa fuerza democrática que potencie el desarrollo de un país moderno, si bien es cierto el caos constituye por lo general una época de dificultades e incomodidades, también se convierte en un momento dinámico que permite un proceso de apertura y creatividad.

Atender a nuestra crisis requiere tener conciencia del momento histórico para actuar con espíritu de grandeza y desprendimiento, asumiendo el reto para encontrar soluciones a los problemas del país por encima de los intereses individuales o personales.

El país reclama la presencia de todos los sectores para rescatar el optimismo y construir la base de la nueva Venezuela bajo un modelo distinto que responda a la realidad de nuestros tiempos y a nuestra identidad.

Desde este escenario político es necesario responder a los tiempos por venir trabajando por el progreso y hacer votos por el rescate de la democracia, invitó a todos los Venezolanos de buena voluntad a acompañarme en esta nueva etapa por La Paz y la democracia.

Jesús Castellano
Abogado Comunicador Organizacional Coach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *