Lo peor de todos son los pusilánimes

Rodrigo de Castilla

Los que participan en política deben tener sensibilidad moral. Nunca antes en la historia de la región habían existido funcionarios públicos y políticos medrosos hasta para reconocer lo obvio. Viven des-moralizados; nada le motiva o moraliza. Carecen de moral para entusiasmarse por lo que vale la pena hacerlo. Seres amorfos. Repiten frases hechas, manoseadas y vacuas. La camisa roja o la de sus partidos como componente de sus personalidades; ¡sin uniforme no se sienten bien !. Son indiferentes ante el dolor ajeno. No reflexionan sobre nada. No escuchan. Viven bajo la sombra antes de Antonio Rodríguez ,después del General García Carneiro y hoy del Coronel Suarez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *