No creo en dioses ni en elegidos

Bruno Gallo


No creo en dioses ni en elegidos. En hombres fuertes ni en caudillos.

Pero creo en los poderes creadores de la gente, parafraseando a Aquiles, no el de los pies ligeros, sino el de la palabra sabía.

Y los dioses a fin de cuentas son una creación humana. Para salvar miedos, para tener esperanzas, para fijar ideales societarios, para regular comportamientos… Y en algunos casos la humanidad ha sabido rectificar con sus dioses. Los crea primero, terribles, implacables y vengadores. Como el que actuó en Sodoma y Gomorra para beneplácito del Sanedrín. Pero un día cualquiera un carpintero de cabello largo y barba lo convierte en *Amor* ese amor que celebramos por estos días. A pesar de todos los Sanedrínes que cálculan los beneficios del odio.

En este año tan extraño, tan capaz de sorprendernos con pandemia, muerte y odios desatados, esa capacidad de cambiar, el castigo por amor, puede convertirse en ejemplo alentador.

Es gracioso observar amigos y conocidos colocar a diario mensajes invocando a Dios y sus virtudes, mientras en la vida cotidiana son incapaces de un gesto solidario, de un mínimo de empatía y en política, la difícil política de estos días, destilan odio, rezan adjetivos, difaman y mienten sin pudor.

Pues si la Navidad, tiene algún sentido, para creyentes y ateos… Es la posibilidad de que el Amor, tenga unos días para ganarle la pelea al odio.

Por eso este ateo. Les desea una felíz navidad a todos. Incluso a los odiadores de oficio.

Parafraseando a los Beatles Demos al Amor una oportunidad, un chance a la Paz!!!

*Bruno Gallo*

23-12-2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *